Estación de trabajo, mobiliario, equipos y accesorios EL APOYA PIE

Él apoya pies o reposa pies se hace necesario en los casos donde la altura de la silla y su relación con la mesa no permiten al usuario apoyar sus pies en el suelo. También cuando el escritorio y la silla no puede ajustarse para proporcionar un postura o confort óptimo. El uso de un reposapiés puede reducir presiones mecánicas en la extremidad inferior, por lo tanto
mejorar la circulación sanguínea y su uso alternado permite cambiar de postura. Es muy importante que el reposapiés no se deslice fácilmente sobre el suelo por lo cual debe estar provisto de un material antideslizante. Tenga en cuenta que el uso de zapatos de taco alto puede afectar al usuario para obtener un postura cómoda al utilizar él apoya pies.

Características importantes del reposapiés son:
• Buena estabilidad.
• Fricción suficiente para que no se deslice fácilmente en el suelo.
• Una superficie superior plana antideslizante.
• Pendiente y altura ajustable.

Tamaño:
La superficie del reposapiés debe permitir al usuario variar las posiciones de sus pies. Las dimensiones pueden variar, siendo recomendables como mínimo unos 35 cm de profundidad y 45 cm de ancho, pudiendo esta última dimensión ser mayor cuando se utiliza con superficies de trabajo más amplias.


Altura:
El reposapiés debe ser ajustable en altura, con un ajuste mínimo de 0 a 16 cm. Cuando una persona está sentada en un banco alto, se recomienda rangos altos de ajuste. Si no es regulable en altura, el reposapiés deberá ser adecuado a la persona en ese puesto de trabajo.

Pendiente:
La pendiente del reposapiés debe ser cómoda para el usuario y con ajustes entre los entre los 0° y 15° como mínimo.

Regulación:
Los usuarios deben ser capaces de ajustar el reposapiés, mientras están sentados, preferiblemente con los pies, tanto en altura como en la pendiente y en forma independiente.

Fuente: ISP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *