Teletrabajo y salud en las personas

A TENER EN CUENTA:

Al instalarse está nueva forma de relacionarnos con el mundo laboral, llamada “teletrabajo”, es decir, trabajando desde casa; nos tomó por sorpresa. Algunas empresas u organizaciones ya lo habían implementado (organizaciones, universidades, empresas), por lo general, de forma parcial
y más que nada orientadas a entregar una mayor flexibilidad a sus trabajadores. Esto tiene sus ventajas y desventajas, pero lo que debe prevalecer, por sobretodo, es el autocuidado.
A continuación se entregan algunas consideraciones para disminuir los riesgos ergonómicos frente a esta modalidad de teletrabajo y así, favorecer su adopción. No olvide que éste no será el lugar perfecto para realizarlo, pero ayudará el diseño de este puesto de trabajo en casa.

1.- Identifique en su hogar, un lugar seguro y cómodo para realizar el teletrabajo. Una vez definido compruebe que la mesa o escritorio cuenta con un espacio suficiente para posicionar sus herramientas: monitor, notebook, apoyabrazos, apoya muñeca, etc.

2.- Si no cuenta con una silla Ergonómica, seleccione un asiento que para Ud. sea cómodo y que tenga buen apoyo lumbar. Además, precisar que exista suficiente espacio para rodillas y pies y Ud. pueda extender sin límites las piernas (mínimo 60 cms.) Es recomendable usar para esta
zona un apoya pies.

3.- Instale su PC o notebook en lo posible con teclado y mouse inalámbrico si no los tuviera, el costo – efectividad lo vale. Estos elementos deben estar frente a Ud. a un alcance no más allá de 50 cms. para evitar posturas forzadas. (una forma sencilla para establecer la distancia es estirar
el brazo y con la punta de mis dedos debo tocar al pantalla).

4.- Dispuestas estas herramientas de trabajo, frente a Ud. y a su alcance, preste atención que la parte superior de la pantalla quede debajo de la altura de sus ojos (15-20 ° bajo la horizontal) y así evitará la musculatura de cabeza y cuello tensa o cefaleas.

5.- Procure mantener el orden y limpieza de su lugar de trabajo.

6.- Considere la posibilidad de realizar pausas de ejercicios compensatorios cada dos horas (lo ideal es integrar a la familia en esto) o alternar posturas (integra a tu familia en cada pausa).

REVISA TU POSTURA:

REALICE LOS SIGUIENTES EJERCICIOS DE CUELLO

1.- Gire su cabeza en un sentido lentamente, mantiene por diez segundos y luego gira en el otro sentido. Repita la serie 3 veces.

2- Entrelace sus dedos y luego estire lentamente con las palmas hacia el techo. Mantenga la postura por 10 segundos y repita.

3- Incline su lado derecho y estire, luego hacia el lado contrario.

4.- Estire hombro con brazos y codo estirados, primero derecho y luego izquierdo.

5.- Lleve su brazo derecho por detrás de su cabeza y cuello, tocando la espalda de lado contrario, luego repite con brazo izquierdo.

Piense que:
• Mantener cada ejercicio como mínimo 10 segundos y repetir 3 veces por cada lado. Debe tomar aire y soltar durante cada uno de los ejercicios.
• Todo ejercicio se debe ser realizado con precaución y lentamente, si este genera algún tipo de dolor o molestia, bajar la intensidad o no realizar.

fuente:




Consuelo Vergara
Kinesióloga – Ergónoma Certificada
Registro EEC – 013
Post Presidenta de la Sociedad Chilena de Ergonomía – Sochergo
Ergónoma certificada OCECH-013

Deja una respuesta