¿Cómo reconocer una silla ergonómica?

¿Cómo reconocer una silla ergonómica?

Quizas no lo sepa, pero permanecer sentado durante mucho tiempo, provoca lesiones en la estructura de la columna vertebral, lo que provoca dolor y problemas en la espalda. Ya sea en la oficina o en la fábrica haciendo trabajos en máquinas, la silla ergonómica es importante para mantener la salud y una buena postura.

Hoy, muchos de nosotros hacemos nuestro trabajo sentados todo el día. A pesar del menor esfuerzo físico exigido en comparación de si estuviéramos de pie o caminando, la posición sentada puede causar problemas en la región lumbar y como consecuencia, riesgos para la salud. La elección de una silla adecuada, que siga las reglas ergonómicas para cada tipo de servicio, es una decisión crítica que debe tenerse en cuenta, si queremos mantener un buen ritmo de trabajo.

¿Cómo reconocer una silla ergonómica?

La silla ergonómica nos permite estar cómodamente sentados y en una posición equilibrada, ayudando a mantener una buena postura. Por esta razón, existen normas reguladas que deben aplicarse en la fabricación de este tipo de asiento.

Entre los conceptos visibles, es necesario verificar que la silla ergonómica tenga las siguientes características:
  • Altura y estructura del asiento: el asiento debe ser liso, ligeramente inclinado hacia atrás y fácilmente ajustable, de modo que la altura se adapte perfectamente al usuario de la silla;
  • Ancho y profundidad del asiento: una silla ergonómica debe ser lo suficientemente profunda y ancha para soportar al usuario con toda la comodidad posible;
  • Soporte lumbar: es importante que el respaldo permita que la espalda esté provista de protección de la columna, lo que requiere menos esfuerzo del usuario para mantener una buena postura;
  • Material del asiento: el material del asiento y el respaldo debe estar acolchado para mantener la comodidad incluso durante períodos prolongados de trabajo;
  • Apoyador de antebrazos: cuando la silla ergonómica tiene un apoyador de antebrazo, también deben ser ajustables;
  • Ruedas:la silla ergonómica debe poder girar fácilmente, sin esfuerzo, independientemente del tipo de piso
  • Estabilidad: los entornos de trabajo necesitan sillas ergonómicas de buena estabilidad, para soportar el entorno de trabajo diario. Para esto, se recomienda una base que contenga cinco puntos (o cinco estrellas);

3 Consideraciones importantes sobre las sillas ergonómicas.

1. Es necesario saber que las fijacion que uno haga en una silla, no sirve para todos de manera efectiva. Las dimensiones de cada usuario es diferentes, por lo que es necesario ajustar correctamente el asiento, el respaldo y la altura.

2. Del mismo modo, para cada tipo de actividad hay un tipo de silla ergonómica. Un trabajador industrial necesita una silla que sea diferente de la utilizada por un empleado de oficina, y así sucesivamente.

3. Las sillas ergonómicas son flexibles, saludables y permiten a cualquier trabajador realizar sus tareas sin cansarse ni estresarse demasiado debido al dolor lumbar. La inversión en sillas, que siguen las normas ergonómicas, da como resultado menos días de licencia médica por parte de los empleados, y una mejora considerable en la productividad de la empresa en su conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *